domingo, 9 junio, 2024

Más de veinte mujeres gitanas de Manzanares mejoran su integración socio-laboral gracias al programa «Calí»

El programa ‘Calí’, que significa ‘mujer’ en lengua caló, trabaja desde 2016 por la igualdad de las mujeres gitanas

Más de veinte mujeres gitanas de Manzanares están participando activamente desde el pasado mes de septiembre en el programa ‘Calí’ que desarrollan la concejalía de Servicios Sociales y la Fundación Secretariado Gitano con el objetivo de mejorar su integración socio-laboral. Esta acción formativa de empoderamiento e igualdad concluye en diciembre con prácticas laborales en empresas.

El programa ‘Calí’, que significa ‘mujer’ en lengua caló, trabaja desde 2016 por la igualdad de las mujeres gitanas y tiene como objetivo la mejora de su integración socio-laboral a través del fomento de la igualdad de oportunidades, de la igualdad de género y la lucha contra toda forma de discriminación, con especial atención a la discriminación múltiple que sufren las mujeres gitanas.

Torre de Gazate Airén

“Se enfrentan a muros a los que el resto de mujeres no se enfrentan”, explicó Sandra Montoya, la técnica de la Fundación Secretariado Gitano que desde septiembre a diciembre está desarrollando en ‘Casa Josito’ este programa que por primera vez lleva a cabo la concejalía de Servicios Sociales a propuesta del Equipo Técnico de Inclusión del área para combatir y visibilizar la doble discriminación que sufren las mujeres gitanas.

Prado Zúñiga, concejala de Servicios Sociales, mostró su satisfacción por el desarrollo de este programa que está cumpliendo sus objetivos de integración socio-laboral y de desarrollo personal y empoderamiento “para que estas mujeres hagan un ejercicio pleno de ciudadanía” y, por ejemplo, puedan realizar prácticas de trabajo en las que poder demostrar su capacidad.

Con 40 horas de formación ocupacional, las prácticas en empresas son la parte final de este programa al que el Ayuntamiento de Manzanares pretende dar continuidad debido a sus buenos resultados. Con anterioridad, las participantes han trabajado autonomía, autoconocimiento y autoestima en un bloque de desarrollo personal; prevención de enfermedades de transmisión sexual, alimentación saludable y deporte alternativo en otro bloque de promoción de la salud; y antes de la formación ocupacional han trabajado competencias digitales y de motivación hacia el empleo y la formación.

Este programa de empoderamiento trabaja de manera integral la inserción social y personal de las mujeres gitanas. Lo hace tanto de manera grupal como individual con itinerarios personalizados para lograr distintos objetivos, como conocer los recursos disponibles, enfrentarse a pruebas de selección de personal, mejorar la lecto escritura, etc. “Mi trabajo como técnica no es darles la solución, es darles las herramientas para que ellas mismas tengan la autonomía y empoderamiento suficientes para conseguir sus propios sueños”, explicó Sandra Montoya.

Sueños como el de Puri Flores García, que acabó Secundaria y que gracias a este curso y a la referencia que ha encontrado en la monitora del programa, quiere retomar los estudios en la rama de Enfermeria. “Necesitaba ese empujón y estamos en ello”, reconoció.

Otras de sus compañeras también valoran muy positivamente esta experiencia que les ha permitido empoderarse para descubrir otras muchas posibilidades y para las que reclaman menos prejuicios y tener las mismas oportunidades que el resto de mujeres. “Tener esa oportunidad de llevar un currículum y que no lo rompan por ser gitana”, pedía Isabel Rodríguez Gabarre.

Y para conseguir sus objetivos y el empoderamiento de la mujer gitana, este programa que se lleva a cabo en diferentes puntos de España aborda esas necesidades específicas de estas mujeres desde el conocimiento de su propia realidad y sin que tengan que renunciar a su cultura y sus raíces. Como explicaba Sandra Montoya, la mujer gitana que se empodera, que se desarrolla y tiene estudios “ama su cultura, sus costumbre y valores y, cuanta más formación tienes, más gitana te sientes y más valoras tus raíces”.

Entre los logros de esta primera edición del programa ‘Calí’ en Manzanares están la creación de un grupo de mujeres gitanas feministas que, por primera vez, participó y tomó la palabra en los actos del 25-N, donde exhibieron la bandera gitana y leyeron un manifiesto “y fueron las dueñas de su propia voz”, según destacó Montoya. En ese acto también prepararon una exposición de mujeres gitanas de todo el mundo que son referentes a lo largo de la historia.

Lokinn

El programa ‘Calí’ de la Fundación Secretariado Gitano está financiado por el Fondo Social Europeo, el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, el Ministerio de Trabajo Migraciones y Seguridad Social y la Obra Social ‘laCaixa’.

Noticias Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí