jueves, 18 abril, 2024

La Eurocámara aprueba proteger la artesanía con indicación geográfica, como la cuchillería de Albacete

Espa√Īa ser√≠a el pa√≠s m√°s beneficiado con m√°s de 200 art√≠culos

El pleno del Parlamento Europeo ha dado este martes su visto bueno al acuerdo entre instituciones para proteger con un marco basado en indicaciones geográficas aquellos productos artesanales o industriales que, por la singularidad de su origen y producción, deban ser protegidos como marca dentro de la Unión Europea y en los acuerdos comerciales con países terceros, siguiendo el modelo que el bloque ya aplica desde hace décadas a la agroalimentación, los vinos y los licores.

Con el apoyo de los eurodiputados reunidos en Estrasburgo (Francia) con 616 votos a favor, 9 en contra y 6 abstenciones, s√≥lo queda que los Veintisiete aprueben tambi√©n el acuerdo que los negociadores del Consejo y Euroc√°mara alcanzaron el pasado mayo para que las nuevas reglas entren en vigor, aunque los pa√≠ses tendr√°n un plazo de dos a√Īos para trasladar la reforma a su ordenamiento jur√≠dico.

Al presentar la propuesta de nuevas normas, la Comisi√≥n Europea estim√≥ que el nuevo marco dar√° cobertura a cerca de 800 productos, como el cristal de Murano o la porcelana de Limoges, y Espa√Īa ser√≠a el pa√≠s m√°s beneficiado con m√°s de 200 art√≠culos, por ejemplo la cuchiller√≠a de Albacete, el calzado producido en Elche, la cer√°mica de Manises o la piel de Ubrique.

El producto que aspire a la protección europea deberá cumplir tres criterios precisos: ser originario de un lugar o región específicos, que su calidad, reputación o características sean singulares de su origen geográfico y que al menos uno de los pasos del proceso de producción se realice en la zona geográfica definida.

Lokinn

En la actualidad un total de 16 Estados miembro, incluido Espa√Īa, cuentan con sistemas nacionales de indicaci√≥n geogr√°fica para este tipo de producciones, pero su protecci√≥n no es efectiva fuera de sus fronteras porque no existe un marco armonizado a escala comunitaria.

Por ello, se plantea un procedimiento simplificado basado en dos fases, la primera de ellas a nivel nacional para aprovechar los esquemas que ya existen en muchos de los países y evitar una excesiva carga burocrática y financiera a los productores interesados.

Adem√°s, el control y aplicaci√≥n de las nuevas normas estar√° en manos de las autoridades nacionales, quienes deber√°n vigilar que los productos, incluidos los vendidos ‘online’, cumplen las especificaciones para su comercializaci√≥n.

Noticias Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí