domingo, 23 junio, 2024

¡Por favor! Déjense de batallas y guerras del agua, que bastantes conflictos hay ya en el mundo

Artículo de opinión de José Joaquín Gómez Alarcón, presidente de la Comunidad de Usuarios de Aguas Subterráneas (CUAS) Mancha Occidental II

Siguen, insisten, no aprenden y no aprender√°n nunca, no oyen, no escuchan o se la trae al pairo.

Creen que el agua es una batalla entre comunidades autónomas y entre éstas y el Gobierno, dependiendo, claro está, de quien esté al frente de cada administración en cada momento; lo de los principios hidrológicos y los estudios rigurosos se lo pasa cada representante político por donde puede, quiere o le dejan.

Que obsesi√≥n con la batalla del agua, la Champions League H√≠drica le podr√≠an llamar: Do√Īana Agua Club 2- Racing Estado Nacional H√≠drico 2; Sporting Tajo golea al Alto Guadiana FC, en una actuaci√≥n marcada por la mala actuaci√≥n arbitral y provocando el descenso directo del Rayo Prioritarias, y as√≠ con competiciones por toda Espa√Īa.

Déjense de batallas y guerras, que bastantes hay ya por el mundo y dedíquense a trabajar en conjunto por la hidrología nacional. Hablen, en positivo, de regadíos, depuración de aguas, desaladoras, nuevas tecnologías, inversiones reales, sistemas eficientes, modernización, formación… Tienen trabajo.

Advertisement

Además de hastiar mucho con el tema de la batalla del agua muestran con ello su supina ignorancia al respecto y hacen mucho el ridículo, aunque vaya en el sueldo, y en el mejor de los casos, sean siempre peones escasos de conocimientos los enviados a la guerra del agua por sus superiores. ¡Paren! Están ya enfangados y el siguiente paso puede ser fenecer engullidos por miles de toneladas de lodo, marrón, este no tiene otro color ni sabe de posicionamientos políticos.

Que obsesión, que ya solo entienden los políticos de turno, devorados por la intranquilidad de los resultados de las urnas. Que no, que el agua debe ser una cuestión de Estado, o es qué no lo están viendo.

Lokinn

En sus trifulcas diarias parece que ya vale todo, pero es su problema, no el de los usuarios y usuarias del agua: población en general, agricultores y ganaderos, industrias…

Y lo peor es que en esa din√°mica menospreciadora y beligerante nos han hecho caer a todos en sus redes, insufl√°ndonos de ardor guerrero.

Resulta que hoy en día hay códigos de lenguaje inclusivo, para referirse, por ejemplo, a tratamiento a los animales, razas y géneros, perfecto, pero luego van y cuando hablan de agua vale todo, batallas, guerras, yo la tengo más grande, pongo en peligro sectores productores y me da igual… Pero bueno, siéntense, si es posible todos juntos, y mientras beben un buen vaso de agua (transparente, sin colores) piénsenselo.

Noticias Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí