miércoles, 6 diciembre, 2023

8 meses de prisión tras estafar a una vecina de La Solana que guardaba 200.000 euros en una caja de Nesquik

Doce a√Īos despu√©s, uno de los estafadores ha sido condenado por estos hechos

- Advertisement -
- Advertisement -

El 7 de febrero de 2011, una vecina de La Solana (Ciudad Real), enga√Īada por dos personas que la estafaron con el timo de la estampita, acudi√≥ a su casa a por los 200.000 euros que ten√≠a guardados en una caja de Nesquik, escondida en el falso techo del ba√Īo. Doce a√Īos despu√©s, uno de los estafadores ha sido condenado por estos hechos a 8 meses de c√°rcel.

En un principio, la Audiencia de Ciudad Real le impuso un a√Īo y cuatro meses de prisi√≥n por un delito de estafa agravada, con la atenuante de dilaciones indebidas muy cualificada por el tiempo en que la causa estuvo ¬ęparalizada¬Ľ, si bien el Tribunal Supremo ha reducido el castigo a ocho meses de c√°rcel por un error de c√°lculo en la condena.



Los hechos, seg√ļn declar√≥ probado la sentencia, ocurrieron la ma√Īana del 7 de febrero de 2011. Una mujer joven que no ha sido identificada, compinchada con el acusado y fingiendo que padec√≠a una discapacidad, se aproxim√≥ a la v√≠ctima, de 54 a√Īos, y le pidi√≥ que le indicara d√≥nde hab√≠a un estanco.

En ese momento se acerc√≥ el acusado y le dijo d√≥nde se encontraba el m√°s cercano. La mujer cont√≥ entonces que le hab√≠a tocado la loter√≠a y que llevaba en su bolso ¬ęestampas y papelitos¬Ľ, pero que los quer√≠a romper porque quer√≠a chucher√≠as, y le mostr√≥ a la v√≠ctima ¬ęmuchos billetes de 50 euros¬Ľ que ten√≠a en su interior.


Lokinn

El condenado le dijo entonces que no los rompiese, que se los entregase a la v√≠ctima y a √©l, pero la chica les dijo que para eso ellos le ten√≠an que dar ¬ęm√°s papelitos¬Ľ.

Influida por el condenado, que le hizo creer que si le ense√Īaban dinero, aquella mujer les dar√≠a la bolsa con todos los billetes y ellos se los repartir√≠an, la v√≠ctima se fue a casa, cogi√≥ unos 85 euros y se los ense√Ī√≥ a la estafadora desconocida, pero no era suficiente.



Volvi√≥ otra vez y fue hasta el cuarto de ba√Īo. All√≠, en un falso techo, guardaba ¬ęuna caja de cart√≥n de la marca Nesquik de tres kilos de capacidad donde se hallaban 200.000 euros envueltos en papel de aluminio¬Ľ.

La misteriosa mujer se√Īal√≥ entonces que hab√≠a que comprar una bolsa para guardar los ¬ępapelitos¬Ľ y as√≠ lo hizo el condenado, quien, sin embargo, la rellen√≥ con toallitas de papel, sin que lo viese la v√≠ctima.



Montados los tres en el coche, se trasladaron a las afueras del pueblo para hacer el cambio de dinero y, en un momento dado, el condenado entregó a la víctima la bolsa que acababa de comprar con la caja de Nesquik. Le dijo que contenía todo el dinero, incluido el de la joven, y le pidió que se marchara a casa y le esperase allí para repartirse el dinero.

Era mentira. Cuando la v√≠ctima lleg√≥ y abri√≥ la bolsa, vio que all√≠ solo hab√≠a toallitas de papel. 



- Advertisement -
√öltimas Noticias
- Advertisement -
Noticias Relacionadas
- Advertisement -

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí