viernes, 1 marzo, 2024

Kamala Harris, tan contentos. Por Luis Miguel Miñarro

Como explica el profesor Vázquez Medel, la semiótica tiene como misión la de acompañar a los seres humanos en su tarea de dotar de significado y sentido a sus
expresiones y a sus vivencias, ya sean individuales o colectivas y para ello se ven implicadas todas las inteligencias que nos permiten interactuar con el mundo.

Como sabemos, la semiótica, como teoría del análisis de signos y procesos de semiosis, tuvo su origen en los postulados lingüísticos de Saussure y en los lógico-filosóficos de Pierce. Desde entonces, ha ido evolucionando a partir de su propio desarrollo (Morris, Eco); pero sobre todo por la transformación tan acelerada de su objeto de estudio, especialmente en lo referido a la comunicación humana, que se produce por medio de prácticas hipertextuales, multimodales y a través de nuevos dispositivos, canales y medios tecnológicos; todo ello desde la interdependencia, la globalidad y la inestabilidad de signos, textos y discursos.

En este caso, el postulado de Heráclito, “todo fluye y nada permanece”, cobra actualidad de manera que cuando ya creíamos que sabíamos las respuestas a todas las preguntas anteriores, nos encontramos con el hecho de que las tres deixis como universales de la significación (espacial, temporal, personal) se desenfocan y cambian; enturbiadas, en algunos casos, por el objetivismo radical que conduce al dogmatismo; por el subjetivismo e individualismo propio del pensamiento único y del ultraliberalismo de nuestro tiempo y que conduce al relativismo; amenazadas por la sobreabundancia de la violencia en el uso de los símbolos (las banderas, las patrias, las lenguas, …); por la manipulación de la información (“infoxicación”); por el intento de legitimación de lo falso (“fake”).

En este estado de cosas nos encontramos cuando irrumpe en nuestras vidas la vicepresidenta electa de los Estados Unidos, Kamala Harris; como un signo del cambio, sobre todo porque representa un cambio de los signos, de manera que ser afroamericana, asiática y mujer gana nuevos valores y significados y emplaza a la semiótica a reinterpretar estas cuestiones en clave quimérica o utópica; porque en un espacio tan alejado del nuestro, en un tiempo en el que lo importante es combatir la pandemia, en lo personal, su éxito nos ha llegado a todas y todas, nos ha emocionado, nos ha cargado de esperanza.

En el fondo, el ser humano se caracteriza por su capacidad para la actividad simbólica y las emociones. Por eso, tan contentos. Gracias Kamala.

Luis Miguel Miñarro
Luis Miguel Miñarro
Manchego. Doctor en Estudios Filológicos. Antropólogo social. Maestro.
Noticias Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí